Fecha actual Jue Ene 18, 2018 11:50 am

Manera estipulada de diálogo de policías hacia ciudadanos

Comparte todas tus inquietudes referidas al ocio: Cine, Música, Espectáculos, Deporte, etcétera, en este foro.

Notapor Invitado » Lun Dic 30, 2013 2:13 am

Digo yo que cuando uno estudia para ser policía en alguna asignatura le enseñarán a cómo hablar con las personas, cuando sea necesario por su trabajo. Por lo que veo, a los policías les deben de adoctrinar para que hablen con los ciudadanos de una forma neutra, correcta, fría, aséptica, etc. tratándolos de usted.

¿Es correcto esto? ¿Tal vez sería preferible un trato más cercano, empático, cordial, solidario, etc., tal vez con trato de tú (al menos cuando el ciudadano se comporte bien, no esté violento o borracho, etc.)?

Gracias
Avatar de Usuario
Invitado
 

Notapor Invitado » Lun Dic 30, 2013 2:36 am

He encontrado esto. Parece que es de Argentina:

viernes, 5 de noviembre de 2010
ETICA POLICIAL
DEBERES CON EL PÚBLICO Y DETENIDOS

La ley representa la posición igualitaria de los ciudadanos. No establece distinciones, todos somos iguales ante la Ley.(16CN)
El permanente contacto del policía con la sociedad, obliga a tratar con absoluta igualdad a todas las personas, dispensando el mismo respeto y corrección tanto al mas modesto de los habitantes como al mas encumbrado.(no debe discriminar)
En todos los casos debe usar un lenguaje correcto y moderado, extenso de ademanes descompuestos y limitado las palabras a lo estrictamente necesario.
Debe usarse indefectiblemente el tratamiento de “Usted” para con las personas con quienes se trata por asuntos del servicio, incluso los detenidos por cualquier causa. En ningún momento debe emplearse el tuteo, pues ello implica una incorrección, vulgar e injustificable en un agente de policía, que además rebaja su autoridad, es deprimente para quien lo recibe y se presta a comentarios adversos.
Cuanto mas educado y correcto sea el agente en sus procedimientos, tanto mas afirmara su autoridad. Si no se apasiona, si se despaja de toda vanidad, si solo ejercita su acción basado en el carácter de autoridad de que esta investido, si obra siempre como representante del estado exclusivamente, asentara con mayor eficacia esa autoridad.
El agente de policía no polemiza, no discute sus decisiones. Se ciñe firmemente a su misión, Se responsabiliza plenamente y por anticipado de todas las consecuencias de sus actos; Hace respetar la ley, y el orden; procura asegurar los derechos de todos, pero se mantiene al margen del conflicto o de la situación. Es decir, no personaliza, no se hace parte del problema.
Naturalmente, además de funcionario público el agente es también un ser humano. Pero en el ejercicio de su función es el representante de la autoridad y el depositario de la fuerza publica. Objetivamente pues, sus convicciones y sentimientos no cuentan sus obligaciones. Únicamente cuentan sus obligaciones policiales. Ello no significa indiferencia, insensibilidad o algo parecido. Por el contrario, sus buenos sentimientos, su amor por la justicia, su sentido de la razón, imparcialidad y ecuanimilidad, estarán bien empleados, bien representados y plenamente demostrados a través de sus decisiones sanas y justas, en la rectitud de sus procedimientos y en su intachable e invariable línea de conducta. En sus sentimientos no puede primar otra pasión que la del bien público.En el ejercicio de la autoridad ha de discernir con cordura, sin sobrepasar la línea que divide la prudencia de la debilidad. La autoridad debe ejercerse con energía, mas no con violencia. La presencia de ánimo, la calma y la serenidad, deben conservarse aun después que todos los hayan perdido.
Nunca deberá el agente devolver insultos o replicar soezmente ante un exceso de lenguaje, ni extremar las medidas de fuerza mas allá de lo necesario, para vencer por ejemplo una resistencia ilícita o reducir a un infractor contumaz, rebelde o terco.
Debe grabarse en la conciencia del agente de policía, que sea cual fuere la situación o las circunstancias, es siempre respetable la criatura humana. Debe saber que un ser envilecido, puede merecer reproches y aun sanciones, pero también merece piedad. Que un ser degradado en sus hábitos o en sus actos, puede ser punible, pero requiere también una terapia social que, a despecho educación, procure salvarlo del caos total, guiarlo, encausarlo, curar sus males psíquicos, y restituirlo al seño de la sociedad.
El agente que asume una intervención, no deber formarse juicios apresurados o erróneos, para lo cual le bastara ceñirse estrictamente a sus obligaciones y sobre todo, no incurrir en precipitaciones que pueden resultar equivocadas, arbitrarias o parciales.
Hemos hecho esta reflexión, vinculándola al DDHH con el procedimiento policial, por esto el agente de policía no debe perder el tiempo en defenderse, el cuando el ataque no es de hecho, porque su misión es defender a los demás. Cabe empero puntualizar, que si el ataque es de hecho, no cualquier clase de agresión justifica el empleo del armamento provisto al agente, así como tampoco se requiere que este sea herido para que su uso proceda, puesto que la lesión en tal caso podría ser grave al extremo de tomar la defensa.
El justo límite se hallara, más que en una norma que nunca podría consultar todas las formas posibles de comisión, en que el agente comprenda racionalmente que su vida, o integridad física corre peligro. Pero aun, así si el solo uso meramente intimidatorio del arma no fuere suficiente para contener o repeler el ataque, ha de preferir herir, a matar al agresor.
Si el ataque ha cesado, debe saberse que el uso del arma no lo amparan las leyes, y mucho menos cuando, luego de la agresión, el atacante se da a la fuga.

Fuente: http://misderechosygarantias.blogspot.c ... icial.html

///////////////////

Esto es de España:

a) Ciudadanos.- Cuando un miembro del Cuerpo Nacional de Policía se dirija a los ciudadanos o sea requerido por los mismos, efectuará el saludo simbólico, usando la fórmula verbal de cortesía de “buenos días, tardes, o noches” y utilizando el tratamiento de “usted”.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/re ... IONCNP.pdf

////////////////////

Según ha podido constatar El Confidencial Digital en las diferentes asociaciones de la Policía Nacional, el nuevo reglamento aprobado por la Dirección General no ha sido bien recibido, ni entre los propios agentes ni por los sindicatos policiales, que acusan a la cúpula del Cuerpo de querer “militarizar” a los policías.

Según los sindicatos, algunas de las normas "vienen a consolidar una tendencia que estamos viviendo en el último año, de exigir a los agentes un comportamiento militar a pesar de pertenecer a un cuerpo civil".

Desde que comenzó la legislatura, el Cuerpo Nacional de Policía ha tomado una serie de medidas que parecen orientadas a "militarizar el Cuerpo", como la creación de un nuevo uniforme que recordaba más al de un cuerpo militar, dar instrucciones a los agentes antidisturbios de que se afeitaran las patillas, y la celebración de con honores militares actos protocolarios.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/se ... 93601.html

///////////////

“LA POLICÍA LOCAL Y LAS RELACIONES HUMANAS. NORMAS QUE DEBEN PRESIDIR LAS RELACIONES DE POLICÍA LOCAL CON LOS CIUDADANOS”.
Publicado el 25 abril, 2009

La policía local y las relaciones humanas.-Los funcionarios que componen el cuerpo de policía local desarrollan una actividad de especial significación en el campo de las relaciones humanas.

No por en cierto modo, puede decirse que dichos funcionarios personifican al gobierno de la ciudad. Es más, su uniforme y su presencia les convierte en servidores municipales particularmente visibles. Lo que era el agente policía local y como lo haga es, consecuentemente, de gran importancia en el desarrollo del programa de relaciones públicas de la ciudad.

Como factores que interviene en las relaciones humanas establecer por la policía local, podemos citar:

1. Formación del agente.

2. Relación agente-público.

3. Ambiente local.

Con respecto a la formación de la gente, diremos que es necesaria la completa preparación técnico-profesional del mismo, con el fin de dotarle de una gran capacidad, de un texto particular y de un alto espíritu de sacrificio, condiciones todas ellas indispensables para el perfecto el total desarrollo de sus cometidos específicos.

El agente se de preparar, además, desde el punto de vista psicológico, para actuar positivamente ante una serie de reacciones comunes al ser humano, con los que se encontrara constantemente, y que tendrá que prevenir.

Entre dichas reacciones, podemos reseñar las siguientes:

1. El abuso de autoridad, que supone la utilización no moderadas de la misma y que produce la crispación del ánimo del ciudadano.

2. El exceso de genio, por lo que la gente debe esforzarse más que otras personas para mantener el equilibrio temperamental y no perder la compostura debida.

3. La falta de fe, que destruye la satisfacción del trabajo diario de la gente, y que asimismo provoca la desconfianza de cuantos le rodean.

4. La inflexibilidad, que se puede del texto necesario del ejercicio de su cargo y que puede conducir a una actitud injusta por parte de la gente.

5. La suspicacia, que hace sospechar de todo sin motivo alguno para ello y que elimina la confianza necesaria en las relaciones humanas.

6. Los prejuicios, que puede desembocar en el peligro de la parcialidad a la hora de tomar decisiones.

7. Los rumores, que, aunque saben ser puntos de partida para una investigación policial, puedan producir precipitación en la actuación del agente sino adoptar las oportunas medidas de comprobación de los mismos.

Por lo que se refiere las relaciones agente-público, el 1º se encuentra ante los siguientes rectos: decoran su actuación, cortesía en el trato, distinción en su comportamiento, comunicación de fichas en sus relaciones.

El factor ambiente local jugó un papel importante en las naciones monos de la policía local, no siendo suficiente que los miembros de la misma demuestra ni realmente surcados de preparación profesional y humana, sino que es preciso que el público se compenetre con la utilidad del servicio que prestan.

La presencia de la gente se admite generalmente como necesaria, a pero es importante reforzar el ambiente de reconocimiento, de comprensión y de colaboración con su tarea.

Dicho ambiente puede lograrse, en primer lugar y fundamentalmente, por los propios agentes, que deben actuar prestigiando de las funciones que realizan y, en 2º término, con publicaciones periódicas tendentes guiar y moldear la opinión pública, y que no debemos olvidar que la falta información constituye un aspecto negativo las relaciones humanas.

Como colofón de esta pregunta, diremos que en las relaciones humanas a establecer por la policía local tienen como meta ineludible los siguientes principios:

1. Conseguir que el público comprenda lo más claramente posible que la gente compre un deber impuesto por la ley.

2. Llevar al ánimo de los ciudadanos que las leyes y reglamentos que la gente hace respetar su una medida destinada al bien común.

Normas que deben presidir en las narraciones del policía local con el público.-como normas que deben presidir las relaciones de policía local con el público podemos citar las siguientes:

El agente debe tener siempre en cuenta que, en su trato con el público, está representando a la corporación municipal, por lo que debe actuar con dignidad e integridad, que dicha representación exige, debiendo abstenerse de todo acto de corrupción y de oponerse a él resueltamente.

En tal sentido, decíamos al principio el tema que, en cierto modo, los agentes de la policía local personifica el gobierno de la ciudad.

El agente, por su condición de funcionario público, debe observar en todo momento un trato correcto y esmerado en sus relaciones con los ciudadanos, a quienes procurará auxiliar y proteger, siempre que las circunstancias lo aconsejen o fueran requeridos para ello.

El agente respetará el honor en la dignidad de las personas, actuando con absoluta neutralidad política e imparcialidad y, en consecuencia, sin discriminación alguna por razón de raza, religión u opinión.

En el ejercicio de su actuación profesional, impedirá cualquier práctica abusiva, arbitraria o discriminatoria y que entrañe violencia física o moral.

Debe actuar con la decisión de ser y sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato o y reparable, rigiéndose, al hacerlo, por los recintos de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su alcance.

Solamente utilizarla las armas en las situaciones en que exista un riesgo racionalmente grave para su vida, su integridad física o la de terceras personas, una agrias circunstancias que puedan suponer un grave riesgo para la seguridad ciudadana y de conformidad con los principios anteriormente reseñados.

El agente debe hallar la actitud correcta para hablar con el público.

El volumen de la voz, el tono, la acentuación y la melodía de la frase, el gesto y la mímica, las frases “por favor” y “gracias” y el tratamiento de usted, son medios esenciales de expresión, decisivos para el desarrollo armónico de la relación agente-público.

Por último, diremos que la gente de la policía local debe evitar la destemplanza del ciudadano, que causó mala impresión al público y que constituye el caldo de cultivo de prosperan toda clase de incidentes y de malos modos.

Por otra parte, tomaba mal la destemplanza el ciudadano no conduce a nada práctico. Es más prudente que el agente se amolde desde un principio y ayude al ciudadano a vencer su enfado con el fin de llegar a una conversación objetiva con él.

*************

Fuente: http://www.seguridadpublica.es/2009/04/ ... %E2%80%9D/
Avatar de Usuario
Invitado
 


Volver a Ocio

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron



-
 
 

Menú de Usuario

Identificación